diccionario metafísico aire de luz - descifrando la dinámica energética

El oído, al igual que la vista, te permiten situarte en el entorno. Puedes ver cosas sin que haya sonido, puedes oír sonidos sin ver necesariamente de dónde procede. Ambos sentidos forman una especie de 'tres dimensiones' de tu entorno. oido

La sordera total o parcial puede 'significar' que no puedes tratar o aceptar lo que oyes.

Las personas con fuerte voluntad personal o con terquedad son propensos a los problemas de oídos. 

Si 'eres sordo' es porque se has activado 'un proceso selectivo de información' porque quieres oír sólo lo que te conviene (o puedes soportar) y por lo tanto 'te cortas' de todo lo que se dice y no te conviene. Este 'proceso selectivo' es una habilidad innata muy eficaz porque, por ejemplo, te permitirá reconocer la voz de tu hijo al que buscas entre una muchedumbre (y descartar todo lo demás). No obstante, en tu caso, te ha aislado (acústicamente) de tu entorno.

Los oídos también permiten el mantenimiento del equilibrio cuerpo-mente. Este equilibrio te permite permanecer 'de pie', en alerta, estar centrad@ y seguir tu vía.

Los dolores de oídos se producen cuando vives pena, estás irritad@ o te sientes herid@ por cosas que oíste. También puedes tener la sensación de que nadie te escucha o estás decepcionad@ por lo que te gustaría oír y no se dice jamás (palabras de aliento, de agradecimiento,, ...). Es como si quisieras encerrarte y ya no estar en contacto con lo que te rodea. El dolor de oídos se produce después de una crítica que ha llegado a tus oídos, te estubiera destinada o no. Lo que oyes te llena de angustia y te duele, tanto física como emocionalmente.

Si se trata de una infección en la oreja, probablemente eso que oíste te causan irritación, trastorno emocional, conflicto o desarmonía.

Si tienes otitis, vives mucha impotencia frente a lo que oíste.

Si un niño sufre de problemas de oídos, puede estar manifestando un conflicto vinculado con su entorno familiar o su escuela. Los dolores oídos son frecuentes en los niños que oyen todo lo que dicen las personas mayores, las peleas de sus padres, pero están privados de palabra (no pueden expresar su punto de vista).

Si oyes zumbidos es porque rehúsas escuchar tu voz interior. 'Haces y deshaces a tu antojo' pero rehúsas oír ciertas palabras que encuentras desagradables. Eres bastante obstinad@ pero le temes a la verdad, temes ser consciente (estar al corriente) de una situación porque eventualmente tendrías que tomar una decisión. También puedes estar experimentando una gran tensión interior a causa de todas esas ideas que 'polulan por tu cabeza'. 

¿Cómo sería aprender a conservar tus 'oídos abiertos' y desarrollar al mismo tiempo tu capacidad de desapego frente a lo que oyes? Entrenar tu capacidad para oir desde tu corazón, desde una comprensión más profunda del significado de las palabras, de las experiencias y de la vida.

¿Qué te parece empezar a escuchar claramente las buenas nuevas con gran alegría?

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesiön - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.

volver