diccionario metafísico aire de luz - desencriptando la dinámica energética

La anorexia es un trastorno de conducta que se caracteriza por el miedo intenso a aumentar de peso y la percepción distorsionada del mismo.

La anorexia representa un rechazo completo de la vida.

Es la desgana total por todo lo que vives en ti y que puede entrar en tu 'feo' cuerpo para alimentarlo. Este sentimiento puede transformarse gradualmente en odio (hacia ti mism@, hacia tu entorno o hacia el mundo).

Existen varios símbolos que repesentan la vida: el agua, el alimento, el amor, el lado femenino, el aspecto materno (madre).

La anorexia representa un deseo ardiente e inconsciente de escapar a la vida porque vives un miedo extremo a abrirte.

Te gustaría poder 'desaparecer' para molestar lo menos posible a tu entorno, pues te rechazas profundamente.

La anorexia y la obesidad vienen de un sentimiento profundo de insatisfacción en amor y en afecto, aunque las dos enfermedades toman físicamente caminos divergentes. 

La anorexia, contrariamente a la obesidad, es un intento de hacer morir de hambre tu vacío interior para hacerlo tan pequeño que desaparezca y que así ya no te pida nada en absoluto, nunca más. Es uno de los motivos por los cuales sigues viéndote gord@ incluso si eres delgad@. Dicho de otro modo, sigues viendo tus necesidades afectivas y emocionales desproporcionadamente grandes y te sientes vencid@ por ellas.

Varios trastornos de la alimentación descansan sobre la relación madre-hij@ en la cual existe o existió un conflicto.

Además, se trata muy a menudo de una contrariedad en cuanto a tu territorio que tienes la sensación de no tener, de perder o bien de que no te lo respetan. Este territorio puede estar constituido tanto por tus posesiones físicas (vestidos, juguetes, coche, casa, ...) como por tus posesiones no físicas (derechos, necesidades, deseos. ...) o de las personas que te rodean (padre, madre, amigos, pareja, ...). 

• Anorexia en un bebé: el rechazo de la comida puede derivar de un contacto "perturbado" entre la madre y el bebé; puede ser resultado de la privación del pecho materno y del cálido ambiente físico que deberían acompañar la toma de leche, por ejemplo por el modo artificial de alimentación, dosificada y demasiado rígida en su aplicación, la sobre o subalimentación impuesta por respeto a una curva de peso ideal con desprecio de ciertos ritmos alimentarios individuales cambiantes. El bebé puede reaccionar a esto por un rechazo progresivo a alimentarse, vómitos, pérdida de peso, trastornos del sueño, caprichos alimentarios, ... Es importante que como m/padre, respetes sus gustos, sus ritmos propios y que abandones la idea de ser la m/padre perfect@.

• Anorexia en un niño un poco más mayor: suele ser más atenuada y se caracteriza por un "pequeño apetito", siendo un "pequeño comedor" que detesta la hora o la tarea de las comidas, con caprichos alimentarios, que rehúsa obstinadamente ciertos alimentos, acabando rara vez su plato, vomitando frecuentemente y masticando sin fin el mismo bocado. A esta edad, la mesa y sus imperativos sociales juegan un papel importante, porque las comidas son una reunión familiar bajo la autoridad de los padres en la cual pueden brotar conflictos. La anorexia es fundamentalmente la necesidad de colmar un vacío interior de alimento afectivo. El niño busca el amor y necesita aceptación incondicional de su 'madre interior'. 

• Anorexia en un adolescente: como muchach@, posiblemente rechazas las fases sexuales correspondientes a tu edad, y así cualquier intento de intimidad o descubrimiento sexual son casi inútiles. Si vives esto de un modo profundo, frecuentemente está vinculado a un profundo traumatismo sexual pasado, a un abuso o a una inseguridad afectiva. Esta experiencia favoreció el hecho de que se instalase en tu cuerpo físico la desesperación y decidiste "cerrar la puerta" a tus deseos físicos, espirituales y emocionales.

La anorexia puede también asimilarse a un sentimiento de 'ser reñido' por la vida, como lo haría una madre, aunque ésta te empuje hacía la independencia y la individualidad. Es la razón por la cual rechazas el alimento al mismo tiempo que a tu madre; 'No te gusta el modo en que tu madre te ama y la detestas por esto'. Vives el sentimiento de no tener ningún control sobre los acontecimientos e intentas de un modo exagerado y desenfocado recuperar el control (parece que al menos en esto sí puedes ajercer el control).  

¿Cómo sería aceptar gradualmente tu lado femenino, tu lado intuitivo y emotivo?

¿Qué te parece empezar por aceptar cierta intimidad sexual?

Debes aprender a amar a tu madre teniendo presente que amar no significa tener que decir siempre sí o aceptar todo lo que ella diga o haga, ni siquiera tener que aceptar su presencia o parloteo; se trata de aceptarla con sus defectos y virtudes, y consecuentemente aprender a amar esa parte de ti que te ha dado ella, y que tanto desprecias en la actualidad.

¿Crees posible aprende a amar a tu cuerpo y a amar a los demás? Lentamente, puedes abrirte al amor y a la belleza del universo. Pide ayuda, si es necesario. Y sobre todo mantente abiert@ a lo que te depara la vida.

Poco importa tu edad, tu sexo, tu raza, tus circunstancias, eres hermos@, eres etern@. Te puedes engañar claro, negándote, o puedes darte una oportunidad 

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.

top - https://www.airedeluz.com/blog/index.php/91-dolencias/1034-anorexia
volver