diccionario aire de luz

El abuso de bebidas alcohólicas causa un conjunto de trastornos: físicamente, el cuerpo cambia y se crispa, las capacidades y el funcionamiento del cerebro disminuyen, los sistemas nerviosos y muscular se vuelven excesivamente tensos.

Como el resto de dependencias, el alcoholismo se manifiesta principalmente en el momento en que necesitas colmar un vacío afectivo o interior profundo, un aspecto de ti que "envenena" tu existencia.

Los motivos para beber abusivamente pueden ser muy variados: para huir de la realidad, cualquiera que sea la situación (conflicto, ...), porque no la aceptas; para afrontar tus miedos, la autoridad (sobre todo paterna) y/o la gente a quien amas porque justamente tienes miedo de revelarte tal y como eres, a la luz del día; para vencer tus inhibiciones y darte valor para seguir adelante, hablar, afrontar a la gente, o entrar en contacto con el sexo opuesto; para buscar algo de poder incluso para desagradar a otro; ...

Vives sentimientos tales como la soledad, aislamiento, culpabilidad, angustia interior, incomprensión y alguna forma de abandono (familiar u otro) y puedes llegar a pensar que eres una persona inútil, sin valor, inepta, inferior e incapaz de actuar para ti o para los demás. Entonces, necesitas de "un pequeño tónico" para hacerle frente a la vida.

Frecuentemente, quieres huir de una situación conflictual, "ahogando tu pena", o de cualquier otra emoción que te resulta difícil capear.

Cuando tomas un vaso de alcohol, la tensión inicial disminuye en un primer tiempo y memorizas la relación que parece ser: tensión – alcohol – bienestar. Así cada vez que vives una tensión, la información grabada en tu cerebro te invita/conduce a tomar una (sólo una ....) copa de alcohol para sentirte mejor. Desarrollas un automatismo (una respuesta automática de tu mente).

Puede que el origen de tu alcoholismo resida en la dificultad que experimentaste, siendo niño, con tu familia pues uno de sus miembros (muy frecuentemente el padre o la madre) era/es alcohólico. Incluso puede que hayas intentado disociarte de tu familia, y en cualquier caso debes ser consciente de la desvalorización de las imágenes parentales y de sus posibles consecuencias en todos los aspectos de tu vida.

En ciertas familias los adultos han educado al niño que beber es como un juego, una costumbre o algo totalmente normal.

Pero ingerir alcohol no está exento de trastornos neuróticos, alteraciones de la personalidad e incluso carencias nutricionales.

Por otra parte si eres hipoglucémico las moléculas de alcohol pueden transformarse rápidamente en azúcar sanguíneo (temporalmente) y así incitarte al consumo regular. Si eres alcohólico y dejas de consumir, puedes encontrarte bebiendo una impresionante cantidad de café (fuente estimulante por la cafeína) y de azúcar, pasteles o postres (fuente de azúcar). O ponerte a fumar considerablemente porque el cigarrillo es un estimulante (aceleración del ritmo cardíaco que necesitas para sentirte en forma). Es importante descubrir la causa no resuelta de esta tristeza vinculada a la hipoglucemia.

Otra causa del alcoholismo puede ser curiosamente las alergias. Así puedes ser alcohólico de un tipo de bebida específicamente (sólo coñac, sólo ginebra, o sólo whisky de un tipo x, ..). Parece que sólo este tipo de bebida pueda satisfacerte. Es probable que sea alérgico a uno de los ingredientes que sirvieron para fabricar esta bebida en particular (el trigo, o la cebada, o el centeno, ...). Debes buscar a qué o a quién eres alérgico para encontrar el origen de tu dependencia.

El alcoholismo puede también proceder de una persona o situación que no aceptaste cuando eras joven, por ejemplo si fuiste víctima de contactos sexuales indeseables, o de los cuales te sientes culpable. Bebes para olvidar tus preocupaciones, tu pasado y el porvenir pero sobre todo el presente.

Huyes sin cesar e intentas crear un universo ilusorio, de fantasía, una forma de exaltación artificial. Pierdes entonces el contacto, para algún  tiempo, con tus sentimientos de soledad, de incomprensión, de impotencia, de no ser como los demás, de rechazo. Te sientes "liberado".

Pero esta situación va empeorando a medida que crece la dependencia del alcohol (o de las drogas) porque estás cada vez más insatisfecho con tu realidad.

Tu claridad mental se tambalea. Recuerda que tu dependencia del alcohol es un intento de colmar un vacío emocional.

Incluso si el pasado fue doloroso y que, en cierta manera, la botella fue tu "mejor amigo", es hora de retomar tu vida, ordenarla y empezar a amar tus cualidades (físicas, mentales y espirituales) y lo que eres (un gran ser de luz experimentando).

En tus manos está respetarte más y así hallar más fácilmente la solución a tus problemas. Considerar que las experiencias son sólo eso, experiencias. Es tiempo de dejar de huir y empezar a vivir.

No dudes en pedir ayuda. Millones de seres humanos han conseguido vencer al alcoholismo.

 

Puedes utilizar el siguiente mantra para reprogramar tu mente. Repítelo tres veces al día (al despertar, al medio día y al irte a dormir): 

"Mi mente está llena de paz, equilibrio, y serenidad.
El poder infinito reposa alegremente en mí, y no temo a nada, ni al pasado, ni al presente, ni al futuro.
La inteligencia infinita me conduce, me guía y dirige todos mis actos.
Afrontaré cualquier circunstancia con fe, calma, equilibrio, seguridad y confianza.
Mi mente esta llena de paz, alegría y libertad.
Me perdono a mí mismo, y me siento perdonado.
Me libero de este hábito.
La paz, la sobriedad y la confianza inundan totalmente mi mente."

 

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.