diccionario aire de luz

Amor

El amor es un estado del Ser, no es una emoción.

El amor no tiene contrarios, no tiene opuestos (a pesar de que se dice frecuentemente que 'el amor es el opuesto del miedo o del odio')

El amor es fuente de jubilo, de paz, de felicidad.

El amor terrenal, el amor de pareja, de padres, de hijos, de hermanos, de la patria ..., o el amor hijo del deseo, del placer o de la necesidad, son sucedáneos del 'amor original'.

El amor que experimenta el ser humano en su aparente desconexión con su fuente es un amor basado en:

1) el especilismo, "algo o alguien es especial a tus ojos",

2) la individualidad, pues no es universal y necesita de individuos/sujetos separados y desconectados para existir,

3) el tiempo, pues es cambiante, puede variar y transformarse,

4) la oportunidad, pues no nace del estado del Ser sino de las circunstancias, y puede ser fruto de un espejismo,

5) la condicionalidad, además de que puede mutar, a su vez puede provocar dependencia, odio, desidia, rencor, celos, frustración, según las condiciones que imperen.

 

El amor verdadero es tu esencia, fluye natural e inexorablemente en ti, a pesar de las apariencias.

amor

Angustia

La angustia está caracterizada por un estado de desorientación psíquica en la cual tienes el sentimiento de estar limitado y restringido en tu espacio y sobre todo ahogado en tus deseos.

Sientes tu espacio limitado por fronteras que, en realidad, no existen. "Estás cogido" o "te sientes cogido en una trampa".

La gente invade tu espacio psíquico y esto se manifiesta en ti por una especie de "tensión" interior. Dejas entonces de lado tus necesidades personales para complacer primero a los demás en un intento de atraer el amor que necesitas (aunque haya otros modos de hacerlo).

Esto te lleva generalmente a ampliar tus emociones y tu emotividad general en detrimento de un equilibrio adecuado. Ya que vives en la niebla, la confianza en ti se tambalea, la desesperación y la ganas de abandonar "la lucha" se instalan.

¿Cuál fue la situación en la que te sentiste oprimido, cuando eras joven, que hace que hoy reproduzcas tan fielmente este patrón mental? Nota: angustia y claustrofobia tienen un base semántica común.

Necesitas, como cualquier ser humano, colmar tus necesidades fundamentales: la necesidad de aire para vivir y respirar, el espacio entre ti y las demás personas, la libertad de decidir y discernir lo que es bueno para ti.

En tus manos está empezar a prestar atención a tus necesidades, y así asegurarme de que los que están a tu alrededor también necesitan libertad de pensamiento y de acción. Debes recordar que si te siento ahogado, es porque ahogas conscientemente o no a la gente que te rodea.

La angustia también se manifiesta como una espera inquieta y opresiva, aprensión de que "algo" podría ocurrir, con una tensión difusa, espantosa y generalmente sin nombre. Puede estar vinculada a una amenaza concreta angustiosa (tal como la muerte, catástrofe personal, sanción). Suele tratarse más de un miedo generalmente que no es inmediatamente perceptible o que no se puede expresar. Por eso las fuentes profundas de la angustia se encuentran frecuentemente en el niño que fui y se vinculan generalmente con el miedo al abandono, a perder el amor de un ser querido y al sufrimiento. Cuando te encuentras en una situación similar, la angustia vuelve a aflorar. 

Cada vez que uno de estos miedos reaparece o que se vive una situación imaginaria o realista, mi inconsciente lo capta y envía una señal de alarma, y la angustia reaparece aún más fuerte.

Cuando se es niño, la angustia se manifiesta frecuentemente por el miedo a la oscuridad y una tendencia a vivir una vida solitaria. Muchas veces incentivado por un entorno que desconoce el verdadero significado de los miedos nocturnos o de los amigos imaginarios.

En tus manos está, a partir de ahora, hacer uso de tu discernimiento, valor y confianza en la vida para respetarte y dejar ir a los demás a su propio espacio, sin pesar tanto y borrando de tu vida cualquier remordimiento.

Eso te permitirá ver "más claro" e ir hacia delante en la vida con mucha más lucidez.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.

Celos

Los celos son un sentimiento de frustración mezclado de envidia (sin. achares, sospecha, recelo, inquietud, duda, envidia, pelusa).

Es el resultado de tu inseguridad interior y de tu débil autoestima.

Si dudas de tu capacidad para crear cosas en tu vida o temes perder lo que tienes (en particular a tu pareja), puedes llegar a desarrollar agresividad y frustración.

En tus manos está tomar consciencia de que tus temores te llevan a ejercer control sobre una persona o una situación. De hecho, son tus angustias las que ejercen un control sobre tu vida.

Aprende a tener confianza en la vida y toma los medios para curar las heridas interiores, que te lleven a conectar con tu propio poder interior. Sólo entonces te sentirás más libre, más confiado y podrás trasponer esta libertad y esta confianza hacía la gente que te rodea.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.

Ansiedad

La ansiedad es cierto miedo a lo desconocido que puede acercarse al estado de angustia (sin. intranquilidad, desconsuelo, incertidumbre, pesar, zozobra, aflicción, desesperación, preocupación).

La ansiedad viene acompañada de ciertos síntomas: dolores de cabeza, calores, rampas, palpitaciones nerviosas, altos niveles de transpiración, tensiones, aumento del caudal de la voz, llanto e incluso insomnio.

Si eres ansioso, puedes vivir el "estremecimiento de la angustia": este estremecimiento procede del frío y te recuerda que tienes miedo. Es una enfermedad que aprieta la garganta, que te hacer perder el dominio de ti mismo y el control de los acontecimientos de tu vida, impidiéndote usar el sentido común y el discernimiento.

También puedes sentir o bien un desequilibrio, o bien una desconexión entre el mundo físico, en el que puedes tener o piensas tener cierto control, y tus percepciones con relación al mundo inmaterial, para las cuales no siempre tienes una explicación o llegas a comprender de forma racional.

Ya no tienes el control: tienes la sensación de que el "cielo te puede caer encima" en cualquier momento.

Puedes estar ansioso en cualquier situación, y te concentras precisamente en lo que te provoca ansiedad. Toda tu atención se focaliza en eso... si tu atención está constantemente centrada en el miedo a algo, vivirás ansiedad respecto a todo lo que de cerca o de lejos está relacionado con la muerte. La muerte, las cosas que ignoras o que no ves, pero que pueden existir, hacen subir en ti este miedo.

En tus manos está retomar el control, incluso si temes lo desconocido o incluso si niegas inconscientemente la vida y su proceso, con fe en que te está sucediendo lo mejor, para ti, en el instante presente y en el futuro. Puedes empezar a disciplinar tu mente con ejercicios de respiración consciente, repitiendo este mantra "tengo fe en mi y en el futuro".

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.

Culpa

La culpa (culpabilidad) es una emoción vinculada al remordimiento y a la recriminación. Es la consecuencia de recordar y lamentar las acciones pasadas.

La culpa puede (debe) ser una emoción educativa y pedagógica que surge como una advertencia para no repetir los mismos errores. El pasado no puede ser reescrito, pero puede ser recontextualizado con el fin de ser una fuente de aprendizaje constructivo. El peso de los acontecimientos o las decisiones pasados puede ser aliviado al tomar conciencia de que "parecían una buena idea en su momento".

La fuente de la culpa está en la parte de tu mente compuesta por juicios inyectados, puntos de vista y esquemas de pensamiento aprendidos. La culpa procede de la lucha entre lo que se siente y lo que se piensa, cuando sentimiento y pensamiento entran en conflicto.

Las culturas con sentimiento de culpa comúnmente tienen una visión negativa de Dios como un ser que juzga, vengativo, enojado, y punitivo a través de desastres naturales y eventos negativos.

Una forma de gestionar la culpa es "por proyección", de modo que tus propios pensamientos y emociones son vistos estando "ahí fuera" y por lo tanto son objeto para tu odio y tu deseo de venganza. Aun si has sido víctima en tus manos está tomar conciencia de que el perdón es el único camino realmente liberador.

La agresividad contra uno mismo o culpabilidad provoca enfermedades autoinmunes, dolor, afliccionesaccidentes.

Puede que creas en Dios y en Satán como dos personajes que existen para juzgarte y condenarte. Si es el caso, debes sentir mucho miedo y probablemente te hayas obsesionado con una religión y vives con un constante temor al demonio, del mismo modo que viviste o vives el temor hacia uno de tus padres. Para sanar tus sentimientos de culpabilidad debes llegar a aceptar otra concepción de 'Dios' y del 'demonio', probablemente muy diferente de la que oyes a menudo a tu alrededor, debes llegar a ser consciente que no son personajes externos, sino una energía de amor o de odio que está en tu interior, una energía de creación o de destrucción. Dios no participa en las 'creaciones de sus hijos' ('proyecciones') y no puede concebirte de otra manera que no sea amorosamente. El mayor 'logro de Satán' es hacerte creer que existe.

 

Estás desconectado de lo que sucede a tu alrededor, quizás porque encuentras tu realidad inaceptable o difícil de vivir.

Necesitas reconectar contigo mismo para descubrir tu seguridad y tu confianza interior.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.

Más artículos...