diccionario aire de luz

La sexualidad es parte integrante de tu ser. El sexo es vida; eres un ser sexual y no puedes evitar tus genitales.

La sexualidad es un desafío en este mundo, pues hay tanto dogma, tanto misterio, tantas creencias extrañas e imposiciones respecto a la sexualidad que es difícil estudiar, conocer y comprender la verdad. 

La sexualidad es también una forma de comunicación y una necesidad básica. Esta necesidad de comunicación es con uno mismo o con tu pareja.

Cuando los seres humanos se llenan de vergüenza y aflicción, culpa, tristeza y rabia, esto es proyectado directamente en su sexualidad.

La energía sexual es sumamente importante y poderosa, forma parte integrante de tu programa genético. Cuando la energía masculina y femenina se fusionan (esto no excluye a parejas del mismo sexo) resulta en un estado de unidad. Es una energía que se enfoca en la manifestación de los sueños. Se trata de entrar a tu verdad y a lo divino; se trata de corazones abiertos y del flujo de un profundo amor expansivo en los cuerpos unidos.

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------

Algunas claves para una vida sexual saludable:

1. Si deseas tener una vida sexual buena y limpia debes mantener activa tu capacidad para soñar (tus sueños son la savia de la vida).

2. Cualquier miedo o respuesta emocional al sexo debe ser aclarado para que puedas volverte limpio y equilibrado, y para que disfrutes realmente del buen sexo. Tu corazón debe estar abierto y libre para recibir, recibir de tu pareja y dar a tu pareja. Recibir es la parte más grande de la sexualidad, porque en verdad, al tener relaciones sexuales, hermosas relaciones sexuales, te estás dando a ti mismo.

3. En el plano físico, de ti depende acostarte con el hombre o la mujer de tu elección. Si tienes relaciones sexuales con alguien y tienes el corazón cerrado, no recibirás las energías necesarias para permitirte a ti mismo penetrar en los reinos del éxtasis. En tus manos está elegir la pareja adecuada.

4. Y por último, la gratitud y el aprecio, en primer lugar hacia ti mismo, luego hacia todo el universo y finalmente hacia tu pareja; pues estos dos últimos están también acoplados a un corazón abierto y descubrirás que estar realmente colmado de gratitud y aprecio, hará que tu vida sexual te aporte felicidad.

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------

El sexo es un baile de energías; es tu punto de contacto con la fuerza vital de la creación, además de una declaración de identidad en la realidad física. La sexualidad es un aspecto esencial de tu creatividad; cuando se basa en valores correctos, esta experiencia te ofrece romanticismo, pasión y confianza, compartir, intimar, placer, diversión, exuberancia, cuidado, amor y autoestima.

Existe todavía un gran tabú respecto a la masturbación, pero si realmente eres capaz de hacer el amor contigo mismo, disfrutar al tocar tu cuerpo, disfrutar incluso de tu mente, de tus pensamientos, entonces esta experiencia es como una buena comida o un buen vaso de vino, y puedes estar seguro de que tu alma está presente.

El baile tiene una cualidad intrínsecamente erótica y a la vez trascendente, ya que sirve para transformar la energía generativa o esencia sexual en energía vital (Qi), y estimula el fluir de las hormonas. Entonces se puede considerar el baile como una forma particular de la práctica del amor curativo (Fuente: Tan Tien Chi Kung).

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------

Las siete lecciones sobre el amor de la sexóloga más veterana del mundo

La doctora Shirley Zussman recibió hace poco a una nueva paciente de 25 años en su consulta del Upper East Side.  –“No creo que del sexo casual de hoy en día sea más frenético que en los 60”, ha explicado en Time–. Pero sí anda más preocupada por el impacto que las nuevas tecnologías pueden tener en las relaciones de pareja.

Después de de pasar toda una (larga) vida, atendiendo a personas con problemas sexuales, y aprendido de los más grandes terapeutas de nuestro tiempo, estas son las principales lecciones que Zussman ha aprendido sobre el sexo, las relaciones de pareja y el amor.

1. El sexo no es sólo el coito

“Las parejas de hoy en día suelen tener el mismo problema”, asegura Zussman en NYP. “Existe una necesidad de éxito en las relaciones sexuales, de la forma en que se entiende el éxito en el trabajo o los estudios. El sexo se ha convertido en una competición. Tienes que ser bueno en la cama. Esta necesidad provoca tensión y ansiedad, y no nos deja sentir. La gente ve el sexo como un coito no como una amplia gama de experiencias. La gente orienta el sexo a la consecución de un objetivo”.

2. Para ser un buen amante hay que ser buen compañero

En opinión de Zussman, la mayor aportación de sus maestros Masters y Johnson al mundo de las relaciones humanas fue la idea de que lo más importante para que funcione el sexo en una pareja es la complicidad y el cariño entre la misma. “Ellos comprendieron que el sexo no es todo placer y glamour. Lo más importante es aprender a ser un buen compañero. La importancia de la comunicación fue una de sus mayores contribuciones, pero no sólo se referían a la charla, también a las caricias, los mimos, los besos…”

3. El trabajo está dañando nuestra vida sexual

La doctora cree que uno de los principales cambios que ha experimentado nuestra sociedad es el relativo al uso del tiempo. “La gente está ocupada todo el tiempo”, asegura en Time. “Esto no era así cuando yo crecí”. En opinión de la doctora, la actual organización del trabajo daña irremediablemente nuestra vida sexual. “Existe un límite en la cantidad de energía, deseo y tiempo que puedes darle a una persona cuando estás presionado para ganar más dinero, convertirte en CEO y comprar una casa de verano. La gente quiere más y más, pero el deseo requiere energía”.

“El problema más común que veo en la consulta es la falta de deseo, de interés”, asegura Zussman. “Tuve un paciente que me dijo, “quiero a mi marido y me encanta hacer el amor con él, pero cuando llego a casa de trabajar y he estado rodeada de gente todo el día, lo único que quiero es dormir”.

4. La trivialización del cuerpo de la mujer es cada vez mayor

“Siempre he creído que el sexo está fuertemente influenciado por la cultura”, asegura Zussman en la entrevista que concedió al NYP. La directora de su tesis en la Universidad de Columbia no fue otra que la antropóloga Margaret Mead, autora del seminal libro Adolescencia, sexo y cultura en Samoa, y de ella aprendió como las constricciones sociales son las que determinan, en última instancia, las prácticas sexuales. “Hoy en día siento que la mujer está siendo convertida en un objeto sexual. Hablamos de la libertad sexual, pero nuestros cuerpos están siendo usados para todo tipo de propósitos comerciales”, asegura la doctora.

5. El porno no tiene nada de malo, si no nos excedemos

“No hay nada nuevo en la pornografía”, asegura Zussman en Time. “Ha estado aquí desde la prehistoria. Creo que es saludable que la gente tenga la habilidad y la libertad de fantasear”. Dicho esto, la doctora cree que la omnipresencia de la pornografía online está causando muchos problemas entre los hombres. “Tengo bastantes pacientes que se sientan en el ordenador a ver pornografía y han perdido el interés por buscar pareja. Veo a muchísimos solteros que no hacen el esfuerzo de conocer a gente para no enfrentarse al posible rechazo y prefieren satisfacer sus necesidades sexuales masturbandose frente al ordenador”.

6. Las nuevas tecnologías han dañado las relaciones humanas

Aunque Zussman es una mujer muy avanzada para su edad, cree, como la mayoría de sus contemporáneos, que las nuevas tecnologías han dañado las relaciones interpersonales: “Estoy anonadada al ver la falta de conexión entre personas por culpa de los iPhone. Hay mucho menos contacto físico. Hay menos tocamientos, menos conversaciones, menos abrazos, menos miradas… La gente siente placer mirando a otras personas, sonriéndolas, tocándolas… Necesitamos tocar para sentirnos queridos. Este es el principal problema de la generación actual. No entiendo por qué la gente no echa eso en falta”.

7. El sexo no lo es todo

Como sexóloga, Zussman está convencida de la importancia del sexo en nuestra relaciones, pero cree que si algo nos ha enseñado la revolución sexual que ha vivido la sociedad desde los 60 hasta nuestro días es que, sin amor e intimidad, el sexo pierde su gracia: “A la larga, el placer sexual es sólo una parte de lo que hombres y mujeres buscan entre ellos. Quieren intimidad, cercanía, entendimiento, diversión, y alguien que realmente se preocupe por ellos, no sólo en la cama”.

Fuente: El confidencial alma-corazon-vida

 ---------------------------------------------------------------------------------------------------

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.