Estrés

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Cualquier situación que crea una demanda ampliada a tu organismo te lleva a vivir estrés.

El estrés puede ser psicológico (la presión de tu entorno, ...), físico (una fuerte demanda para tu cuerpo vinculada al trabajo, al deporte, al calor, al frío, ...) químico o bioquímico (ingesta de medicamentos, quimioterapia, cambio hormonal, ...).

El estrés en sí es de hecho menos importante que tu reacción frente a éste. Puede ser positivo, estimulante y creativo tanto como amenazador o nocivo para tu(s) cuerpo(s), según como sea tu reacción frente a las situaciones, sucesos, sentimientos y dificultades.

Es importante constatar que incluso un acontecimiento feliz (ganar la lotería, ...) puede llevarte a vivir un estrés importante.

Necesitas mirar en tu interior y analizar tus reacciones, tus motivos y tus actitudes en vez de echar la culpa a las situaciones exteriores.

En tus manos está aprender a relajarte y a considerar los beneficios del estrés, evitando que se convierta en una dependencia.

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tres trucos para aguantar el estrés

1. Mantener la respiración

Este es el primer y más básico consejo. Nuestro cuerpo necesita oxígeno para poder funcionar y cuando encaramos una situación compleja, más. Tanto el cerebro, como el resto del organismo está realizando un mayor esfuerzo del habitual, por lo que una respiración pausada y calmada nos ayuda a mantener la calma y a no dar motivos a nuestro cuerpo para que pierda el control. Las ventajas son notables, se cree que el control de la respiración puede mejorar entre un 25% y un 33% el rendimiento de especialistas del ejército estadounidense. Cifras que pueden ser exportables a cualquier persona.

2. Controlar la empatía

La empatía es un arma de doble filo. Por un lado, el ponernos en lugar del otro de forma abusiva, puede llevarnos a perder los nervios y tomar una decisión irracional, pero por el otro tener esa falta de empatía puede provocar que seamos incapaces de tener en cuenta cómo influye en el resto nuestra elección.

Salir por un momento de uno mismo y ver cómo actuaría otra persona ayuda a mantener la calma

Diversos estudios demuestran que las personas frías, con falta de empatía y cierta tendencia a la psicopatía toman mejores decisiones económicas al conseguir mantener mejor la calma y ser más racionales. En cambio, otra investigación ha mostrado que los médicos escogen mejor las alternativas cuando observan una foto del paciente.

En definitiva, lo que se explica es que el abuso de empatía nos hará perder los nervios y la falta de ella provocará que en nuestra decisión dejemos a un lado muchos condicionantes externos que también tienen influencia. Por tanto, lo mejor para mantener la calma y escoger correctamente guarda relación con ser empático, pero en una dosis muy justa.

3. ¿Qué haría otro en mi situación?

Los problemas externos nos parece que tienen una fácil resolución en comparación con los propios. Albert Espinosa muestra en su libro Si tú me dices ven, lo dejo todo… Pero dime ven (Grijalbo) que un buen ‘juego’ consiste en ponerse en el pellejo del otro e intentar adivinar cómo actuaría en la posición en la que nos encontramos nosotros.

Fuente: El confidencial Alma-corazon-vida

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.