diccionario aire de luz

Toma nota que la hiperactividad es una "nueva enfermedad" muy rentable para las compañías farmacéuticas. En vez de poner en tela de juicio la forma de vida, de sociabilizar y/o de educar a un menor frecuentemente se recurre al fármaco que lo "arregla todo".

A veces la hiperactividad es sólo el modo habitual que tiene un niño de ignorar las situaciones y las circunstancias a su alrededor, un modo de rebelarse contra ellas y contra los sentimientos que no se expresan pero que son más sentidos (como los miedos hacia los padres y las inhibiciones).

Es importarte descartar una posible deficiencia alimentaria y metabólica, frecuentemente por carencia de ácidos grasos esenciales o una sensibilidad a algunos alimentos y/o aditivos alimentarios (tan frecuentemente utilizados por la industria alimentaria para paliar los problemas de sabor de los productos envasados: excitotoxinas como el glutamato monosódico, proteína hidrolizada, extracto de levadura, E-621). Puede resultar útil evitar, en la medida de lo posible, los aditivos artificiales, el exceso de azúcar, los colorantes y en general la "comida de cafetería".

En general,  con el 80% de la población humana consumiendo estimulantes (cafeína, teofilina,  teobromina,  ...), vivimos sobreestimulados desde la infancia. Los síntomas de la alergia a la cafeína son idénticos al TDA: incapacidad para concentrarse, falta de comprensión, falta de atención, hiperactividad, delirios, pensamiento desorganizado.

También debes saber que la carencia de ácidos grasos poliinsaturados puede conllevar hiperactividad y dificultad de aprendizaje escolar. El aceite de onagra puede ser un aporte en ácidos grasos esenciales. La leche materna contiene ácidos grasos poliinsaturados.

Las actividades al aire libre son fundamentales para el crecimiento harmonioso de los más pequeños, pues nuestros cuerpos no fueron diseñados para permanecer sentados (en el colegio) o semiacostados (en el sofá de casa) durante largos períodos de tiempo. 

No confundir hiperactividad, que es un comportamiento turbulento y desordenado, incluso extraño, con "malos hábitos" que pueden resultar de la deficiente implicación de los padres en la educación de los niños o de su incapacidad para marcar referencias o límites.

En tus manos está aceptar que tu pequeño pone a prueba tu capacidad de adaptación y de "resistencia". De su capacidad para "absorber" el mundo que le rodea dependerá el futuro de nuestra especie.

Puede que tu niño sea hiperactivo porque está en resonancia con el interior de sus progenitores, que viven una gran tensión o una gran inseguridad. En tal caso convendría mejor que te asumieras tú primero, en tu beneficio y en el del bienestar de tu hijo.

 

Desencripta la enfermedad, descodifica tu realidad.

Tu respuesta personalizada a través de la discovery sesion - lectura del alma, la forma más inequívoca de tomar consciencia y hallar respuestas.